Hipertensión intracraneal idiopática

La hipertensión intracraneal idiopática (HII) es una condición infrecuente que implica un aumento en la presión intracraneal en el cerebro de la causa desconocida. Va por un par de otros alias, incluyendo cerebri del pseudotumor, debido a las muestras y a los síntomas mímicos un tumor de cerebro («pseudotumor» significa el «tumor de cerebro falso»), y la hipertensión intracraneal benigna. Se estima que cerca de 100.000 americanos sufren de HII.

 
¿Qué causa HII?
Como se define en su nombre, HII sucede por ninguna razón buena particularmente es idiopática. Las víctimas típicas de HII tienden a ser mujeres con sobrepeso o obesidad entre los 20 y 50 años de edad; sólo alrededor del 5% de los casos ocurren en los hombres. La HII también puede ocurrir en niños aunque antes de la pubertad no parece haber sesgo de género; después de la pubertad, las mujeres tienen nueve veces más probabilidades de verse afectadas que los hombres. Debido a la relación entre HII y la obesidad, la incidencia de HII en países occidentales fue divulgada para haber triplicado sobre un período de 15 años detrás en 2013, un buen recordatorio para cortar detrás esa hamburguesa y las patatas fritas.

 
¿Cuáles son los síntomas de HII?
El síntoma más comúnmente posible divulgado de HII es dolor de cabeza con casi 90% de pacientes HII que experimentan una clase vaga de dolor que puede asemejarse a una jaqueca o a un dolor de cabeza de la tensión. En la mayoría de estos casos el dolor de cabeza puede ser exacerbado por acciones vigorosas tales como toser y estornudar e incluso por actividades más oscuras como el levantamiento de pesas o el esfuerzo en el cuarto de baño. Mientras que un dolor de cabeza se puede ignorar o explicar lejos, el segundo síntoma más frecuente de HII es apagones momentáneos de la visión, que es más probable traer a un paciente a su practicante de cuidado de ojos a toda prisa. Desafortunadamente, en hasta un 24% la pérdida de la visión puede ser permanente. Otros disturbios visuales pueden incluir la visión doble (diplopia) o la sensibilidad ligera (fotofobia-innecesario decir, esto no hace para un examen de ojo de la diversión). La IIH también puede presentarse con síntomas no relacionados con la visión, como tinnitus (un zumbido en los oídos), mareos o rigidez en el cuello y la espalda.

 
¿Cómo se diagnostica y trata la HII?
La muestra clínica predominante que un practicante de cuidado de ojos puede notar es la presencia de papilledema, que es una hinchazón del nervio óptico en la parte posteriora del ojo.

En casos agudos repentinos de HII allí puede también haber hemorragia retiniana asociada al nervio hinchado. Papilledema no es específico de HII, sin embargo; indica simplemente la presencia de la presión intracraneal levantada y puede ser debido a causas más siniestras tales como un tumor de cerebro o una sangría en el cerebro.

Una examinación retiniana cuidadosa que implica la dilatación de gotas para ensanchar la pupila del ojo permite una visión clara del nervio óptico. En algunos casos, la hinchazón del nervio óptico puede ser absolutamente sutil y sin ninguna hemorragia, que puede hacer la diagnosis del papilledema difícil de hacer. En otros casos, el HII puede ocurrir sin la presencia de papilledema en absoluto. La tomografía de la coherencia óptica (Oct) la exploración es útil pues mide lo grueso de las capas retinianas de la fibra de nervio y puede demostrar más obviamente una hinchazón de la retina cuando está comparada a los datos normativos. Una prueba de campo visual puede mapear cualquier área de pérdida a la visión periférica.

En última instancia, las pistas de diagnóstico verdaderas mienten en el cerebro y la médula espinal. La neuroimagen del cerebro con MRI y el CT descarta la presencia de cualquier anormalidad de la materia cerebral, necesaria por la definición de la hipertensión intracraneal idiopática. Una punción lumbar, también conocida como punción raquídea, revelará la composición normal del líquido cefalorraquídeo (LC), así como demostrará lo que se conoce como una presión de apertura elevada del LC insertando una aguja en la cavidad espinal en la espalda. El proceso de una punción lumbar en sí mismo puede ayudar a reducir levemente la presión intracraneal.

La base del tratamiento para HII radica en la pérdida de peso y la dieta, es hora de romper la ensalada. La pérdida de peso moderada, como 5 a 10% del peso corporal total, puede ser adecuada para lograr una reducción de la presión intracraneal y el alivio de los síntomas. Desafortunadamente, la pérdida de peso no es fácil de alcanzar para la mayoría de la gente en el mejor de los tiempos, especialmente con un anuncio para las pepitas de pollo deliciosas que destellan en cada esquina. La cirugía bariátrica se puede ofrecer para ayudar a acelerar la reducción de la obesidad y la presión intracraneal.

Si la visión es seriamente amenazada, una fenestración de la envoltura del nervio óptico se puede realizar, que crea una pequeña incisión en la cubierta del nervio óptico para permitir que la presión escape. Otros tratamientos incluyen el uso de diuréticos orales como Diamox (acetazolamida) para reducir la producción de LC. Sin embargo, hay varios efectos secundarios asociados con el uso de Diamox, incluyendo un sabor metálico en la boca desencadenada por las bebidas carbonatadas – tal vez un incentivo extra para despedir la cola?

Aunque los dolores de cabeza pueden ser debido a una plétora de causas, tales como deshidratación, fatiga, o suegros, es importante que lo revisen y no simplemente lo desestimen. Tal vez tengas un tumor falso.

 

 

Referencias
Idiopathic Intracranial Hypertension. https://nei.nih.gov/health/iih/intracranial

The diagnosis and management of idiopathic intracranial hypertension and the associated headache. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4916517/

Benign intracranial hypertension (BIH; pseudotumour cerebri; PTC; idiopathic intracranial hypertension; IIH) https://www.myvmc.com/diseases/benign-intracranial-hypertension-bih-pseudotumour-cerebri-ptc-idiopathic-intracranial-hypertension-iih/

 

 


← Back to Investigación y Publicaciones

Research & Publications

Doctor assessing man hit in the eye with a ball

You’ve Just Been Hit in the Eye with a Ball – Now What?

It’s estimated that 100,000 people suffer a sports-related eye injury each year with 30,000 of them being treated in emergency …

Cup of coffee being poured

Managing Myopia with a Cup of Coffee

Depending on where you live, the coffee culture can be a big part of life. Whether you source and grind your own beans or …

Fruits and vegetables that can prevent the development of glaucoma

How Your Lifestyle Can Impact the Development of Glaucoma

It’s no secret that a lot of diseases are influenced by lifestyle factors. For example, your risk of cardiovascular disease …