¿Cómo sé si tengo pterigión?

Middle aged man with pterygium in left eye

La palabra «pterigión» se deriva del griego para «ala» (pista: la p es silenciosa). Seguramente sabrías si tuvieras un ala en el ojo, ¿verdad? Aunque hay un individuo ocasional que es completamente ajeno a la masa blanca rosada que se arrastra sobre su ojo, la mayoría de las personas son conscientes de que están desarrollando un crecimiento sobre la córnea. La verdadera pregunta es, ¿qué es? ¿Necesitas preocuparte?

¿Qué es un pterigión?
Un pterigión es una condición común del ojo. A menudo se encuentra en personas que pasan mucho tiempo bajo el sol, de ahí su otro nombre es: ojo de surfista. El Pterigia, el plural de pterigión, aparece como un crecimiento carnoso triangular, o en forma de ala, de la parte blanca del ojo que cruza sobre la córnea clara. La córnea es la cúpula transparente de tejido en la superficie frontal del ojo sobre el iris coloreado.

Además de la exposición a la radiación ultravioleta, otros factores de riesgo para el desarrollo de un pterigión incluyen ojos secos, exposición a irritantes como el polvo y el viento, y otras causas de inflamación ocular crónica. El grupo demográfico más común para esta condición es masculino y tiene entre 20 y 40 años, trabaja en un trabajo al aire libre, vive en una región ecuatorial. En los Estados Unidos, las tasas de pterigión son hasta tres veces más altas en los afroamericanos que en los caucásicos. Sin embargo, no podría marcar ninguna de estas casillas y aun así terminar con un pterigión. Hay investigaciones en curso sobre la asociación entre la genética y el riesgo de desarrollar un pterigión, pero aún no se ha descubierto nada concreto.

Una afección ocular comúnmente confundida con el pterigión es una pinguécula. Pingueculae (plural de pinguecula sí, evidentemente el mundo médico tiene una aversión a crear palabras plurales simplemente usando el sufijo -s), tienen un trasfondo muy similar al pterigión. Pero a diferencia de un pterigión, una pinguécula no pasa el límite de la córnea, y en su lugar permanece confinada a la parte blanca del ojo. Tanto el pterigión como las pinguéculas son más comunes en el lado del ojo más cercano a la nariz, pero pueden ocurrir en ambos lados y en uno o ambos ojos.

En la mayoría de los casos, su oftalmólogo puede diagnosticar fácilmente un pterigión simplemente mirándolo bajo un biomicroscopio, también conocido como lámpara de hendidura. Sin embargo, algunos casos de un pterigión de aspecto inusual pueden necesitar algunas pruebas adicionales para descartar un posible cáncer de ojo disfrazado de pterigión. En esta situación, su oftalmólogo puede realizar una exploración por imágenes conocida como tomografía de coherencia óptica (OCT) siglas en inglés, para ver una sección transversal de la lesión, o se le puede recomendar una biopsia.

¿Puedo ignorar un pterigión?
Afortunadamente, el pterigión se considera benigno y no canceroso, por lo que una vez que su oftalmólogo haya confirmado que realmente tiene un ala en el ojo, es posible que pueda olvidarse de él. La mayor preocupación para la mayoría de las personas es en realidad la apariencia cosmética de ellos (si alguna vez viera uno, entendería por qué). En algunos casos, un pterigión puede crecer tan lejos sobre la córnea que comienza a interferir con la visión, a menudo induciendo un astigmatismo reversible. El astigmatismo es una forma de error refractivo como la miopía o la hipermetropía, generalmente corregible con anteojos o lentes de contacto. Si esto le sucede, puede optar por actualizar su receta, pero tenga en cuenta que puede cambiar nuevamente si su pterigión continúa creciendo. Otra consideración aquí es que una eventual cirugía en el pterigión puede dejar una cicatriz en la córnea que puede afectar su visión, por lo tanto, se le puede recomendar que lo elimine antes de que crezca demasiado.

Un pterigión también puede causar algunas molestias si el tejido se inflama. Como es suministrado por los vasos sanguíneos, puede volverse rojo y particularmente antiestético, además de hacer que su ojo se sienta irritado. Si aún eliges ignorarlo en este punto, eso depende completamente de ti. De lo contrario, su oftalmólogo puede recetarle gotas oftálmicas antiinflamatorias para que su ojo vuelva a la normalidad antes.

Algunas protuberancias cancerosas que se encuentran en la superficie del ojo comparten los mismos factores de riesgo que un pterigión, por lo que algunos investigadores piensan que las dos afecciones pueden estar asociadas de alguna manera. Dependiendo del nivel de sospecha y sus otros factores de riesgo de cáncer, su oftalmólogo puede sugerir extirpar la lesión más temprano que tarde, o monitorearla de cerca para detectar cualquier cambio.

¿Cuáles son mis opciones para el tratamiento del pterigión?
Uno de los problemas con la eliminación de un pterigión es que a menudo vuelven a crecer. Por esta razón, los cirujanos oculares siempre están buscando la mejor técnica que minimice la recurrencia.

Una vez que el pterigión ha sido extirpado quirúrgicamente, el oftalmólogo puede cubrir el área con un pedazo de tejido conjuntival tomado de otra parte del ojo (autoinjerto conjuntival) o un pedazo de membrana amniótica (trasplante de membrana amniótica). Si su cirujano tiene mucha prisa, él o ella puede cortar el pterigión y simplemente dejar el área desnuda, pero esta técnica tiene una tasa de recurrencia reportada de hasta el 90%, por lo que las personas ya no lo hacen, al menos no aquellos que quieren una buena revisión de Google después.

El uso de ciertos medicamentos también se ha investigado como una terapia complementaria durante o después de la cirugía básica, como el agente de quimioterapia mitomicina C o anti-VEGF (factor de crecimiento anti-vasoendotelial, que se asocia más comúnmente con el tratamiento de la degeneración macular relacionada con la edad). Los estudios han encontrado que estos tratamientos complementarios, particularmente la mitomicina C, son útiles para reducir el riesgo de que el pterigión regrese.

Si crees que podrías tener un pterigión alando su camino sobre tu ojo, al principio es mejor no ignorarlo. Debido a la (pequeña) posibilidad de que sea un cáncer que solo pretende ser un pterigión, primero hágalo revisar por su oftalmólogo. Después de eso, dependiendo de si le molesta o no y por consejo de su oftalmólogo, puede optar por ignorarlo o eliminarlo.

 


← Back to Investigación y Publicaciones

Research & Publications

Doctor assessing man hit in the eye with a ball

You’ve Just Been Hit in the Eye with a Ball – Now What?

It’s estimated that 100,000 people suffer a sports-related eye injury each year with 30,000 of them being treated in emergency …

Cup of coffee being poured

Managing Myopia with a Cup of Coffee

Depending on where you live, the coffee culture can be a big part of life. Whether you source and grind your own beans or …

Fruits and vegetables that can prevent the development of glaucoma

How Your Lifestyle Can Impact the Development of Glaucoma

It’s no secret that a lot of diseases are influenced by lifestyle factors. For example, your risk of cardiovascular disease …